Los Signos

Tauro-2.png

TAURO

Es un signo sensorial conectado con su cuerpo es tierra por eso es esforzado trabajador rutinario y disciplinado. Le gusta la rutina de movimientos lentos, donde su día a día no se vea alterado. Sus emociones se reflejan en su cuerpo. Le es difícil tomar conciencia de sus estados emocionales por sí mismos, es su cuerpo el que le da las señales, engordan, adelgazan mucho o se enferma de alguna condición estomacal, pero tienen cuerpos resistentes, que aguantan, por eso cuanto menos están en contacto con su mundo emocional, este aflora a través del cuerpo, con síntomas muchas veces agudos, si la desconexión es muy fuerte se enferma al extremo:  apendicitis, peritonitis.

Las emociones se guardan tanto en el cuerpo que no puede reconocerlas, es incapaz de decir: “Tengo odio, tengo miedo, estoy enojado, siento deseo” (más los varones). Como es sensitivo y sensorial le encanta la naturaleza, detesta que lo alteren, es hedonista, amante de la buena comida y el buen vino, que le toquen el cuerpo (los masajes, no lo deportivo). Mucho olfato, gusto y tacto.

Es un tanto maniático con los olores y el buen gusto. Le temen a las sombras (siempre está bien, no reconoce que tiene problemas, contrario a su opuesto complementario = Escorpio) Aunque si bien tiene su modo de apasionamiento desde el cuerpo porque es bastante sexual y disfruta del contacto de la piel de su pareja le cuesta la entrega, la real comunión con el otro. Una vez integrado a su opuesto complementario (Escorpio) entonces sí se conecta con el otro. Cuanto más materializa, más seguro se siente. sumamente paciente. Aguanta a los otros, hasta que saca el toro que lleva dentro y explota, temperamento muy fuerte, muy dominante, mandón y terco, cree que siempre tiene la razón.

Postura muy dogmática ante la vida, cuando el toro está cebado se ciega.

se puede confiar plenamente en ellos (no en lo sexual dado que son híper sensoriales) como compañeros y amigos. Cuidan mucho las formas y las tradiciones, y son apegados a la familia y sus rituales. Son posesivos, no porque quieran dominar al otro, sino porque el otro es parte de sí mismo, el otro llámese hijo, mujer, marido o lo que sea: "Es MIO". También “mi perro, mi sillón, mi televisor”. No se conecta con el interior del otro. En la medida que todo se “vea” bien, para tauro, está todo bien. Por supuesto este depende del grado de evolución de cada persona y también como tenga los otros aspectos de su Carta. La búsqueda de la religión o del espíritu se realiza a través de alguien que lo lleva de la mano (amigo, amante, gurú), o bien se quedan arraigados a la religión en lo estrictamente tradicional, concreto y tangible (necesita tocar la imagen de la Virgen para saber que la Virgen está allí). Hasta los 40 años tratan de asegurarse su futuro, al que no temen, pero que afianzan ante todo económicamente.

Al estar regidos por Venus (planeta del amor) los nativos son bondadosos y amistosos, sin embargo, hay algunos que suelen ser machistas o dominantes queriendo imponer sus propias reglas del juego sin mediaciones.  Suelen ser bastantes materialistas y ambiciosos por las posesiones materiales y por lo general son afortunados en adquirirlas ya que a menudo son beneficiados con herencias o legados aparte de que tienen una gran capacidad para ganarse la vida, amantes de la comodidad y el lujo, del arte, de la música y de todos los aspectos refinados de la vida. Sus principales atracciones son los placeres de la mesa, sobre todo les gustan mucho los alimentos ricos que tienden hacia las afecciones digestivas. Suelen sufrir de dilataciones del hígado y la congestión de los riñones deberían acostumbrarse a hacer mucho ejercicio para poder así preservar su salud. A pesar de todo, suelen tener una larga vida y una gran dosis de buena salud.

Tauro es el segundo elemento de los signos de Tierra y es Fijo, representa la interiorización del Elemento Material. Si en la primera fase de Tierra hay una construcción (Capricornio-Cardinal), Tauro es el que goza de lo construido. Sus órganos más propensos a enfermarse son el cuello, interno y externo, y los órganos sexuales.