Astro Tips

LOS PLANETAS

LOS PLANETAS Y SU INFLUENCIA COSMICA

MERCURIO

 

Hijo de Zeus y Maya, Mercurio nació del engaño, la mentira y la astucia de Zeus. Donde está Mercurio en la carta, es donde podemos ser mentirosos y propensos al engaño y la astucia, donde podemos deformar la verdad para que se adapte a nuestro gusto.

 

Tan pronto como nació se sintió aburrido e inquieto, ansioso por hacer algo. Esto concuerda sobre todo con su asociación con Géminis. Donde está Mercurio se necesita variedad y espacio para movernos, se le puede asociar con lo inesperado, con la coincidencia y la sincronicidad, o con acontecimientos que parecen accidentales pero que después, pueden tener un significado, especialmente con un tránsito de Urano.

 

Se encontró con una tortuga con la que hizo una lira, desplegando así su inventiva y la necesidad de hacer algo con las manos. Mercurio es el artesano ingenioso, hábil y ducho en el trabajo manual. Esta faceta correlaciona con Géminis y aún más con Virgo, (pero también se muestra implacable con la tortuga)

 

Roba los bueyes de Apolo, separa a dos que sacrifica, dividiéndoles en doce (12) partes para ofrecer una cada uno de los dioses, (incluido el mismo). Con este gesto, demostraba que estaba preparado para honrarlos y aceptarlos a todos, por más diferentes que pudieran ser unos de otros. Mercurio simboliza esa parte nuestra capaz de adaptarse o identificarse con los principios de los demás planetas. Si Mercurio es fuerte habrá una gran adaptabilidad: él es Mercurio y no Venus, Júpiter o Saturno, pero él puede asumir los atributos de éstos o de los demás planetas, si le conviene hacerlo. No es ninguno de ellos, pero temporalmente, puede ser cualquiera.

 

Mercurio, el Mago, es el maestro de las palabras y las fórmulas mágicas. En astrología esotérica el regente de Aries no es Marte sino Mercurio, que es una manera de decir que el pensamiento es la base de la acción, o que en el comienzo está la palabra, la energía sigue al pensamiento.

 

Mercurio mensajero de los dioses, representa la comunicación, viajes, intercambio de información e ideas; nuestros intereses. Mercurio rige nuestros pensamientos y percepciones y tanto unos como otros pueden limitarnos, pero Mercurio nos proporciona también la capacidad de tener ideas y percepciones nuevas que nos liberan o expanden.

 

VENUS

Venus es el segundo planeta emocional entre la Luna y Neptuno. Cada atributo de la Luna encuentra su correspondiente en Venus, incluso la Luna está exaltada en Tauro, domicilio de Venus. Pero la Luna necesita pertenecer a alguien: familia, grupo, etc., necesita formar parte de una unidad. Venus, por el contrario, sólo se pertenece a sí misma. Casada con Hefesto, lo engaña continuamente y en realidad no pertenece a nadie. Incluso las primeras diosas del amor eran vírgenes, como expresión de soltería.

Diferencias entre la Luna y Venus

  1. Para Venus, las relaciones sirven para la formación gradual de valores individuales. La Luna busca una relación para conseguir seguridad y bienestar emocional, Venus la busca para descubrir en el otro su propio reflejo.

  2. La Luna es la diosa madre, cuyo derecho sobre el hombre depende del hecho de haberle dado vida y alimentado en la inf Venus, imagen ánima, libera al hombre de la madre haciéndole descubrir su capacidad de amor, sin vínculo emocional.

  3. Venus no representa los códigos morales y abstractos de la Luna, sino el volver permanente, una situación que proporciona placer y valoración personal.

Venus es la capacidad de apreciar y valorar a través de los sentimientos, es la base de nuestras elecciones personales, el fortalecimiento de los propios valores, que no siempre son los valores y moni colectivos. Los triángulos amorosos son tema de Venus.

Venus es la autoestima, un Venus bloqueado (por tener aspectos tensos, o no tener ningún aspecto) en la carta, representa la pérdida de la autoestima. Venus no es sólo el planeta del amor y las relaciones, sino que también es lo que valoramos, desearnos, lo que encontramos placentero; pero si no nos valoramos a nosotros mismos, tampoco podemos valorar a los demás.

Así los temas de vanidad y celos surgen, con frecuencia, en la niñez por rivalidad con alguno de los progenitores; pero si esto no se supera puede volver a surgir en sus relaciones de adulto. Por Ej., Luna cuadratura a Venus puede significar rivalidad entre madre e hija, pero esta misma rivalidad se puede ver entre padre e hijo. Los hombres tienden a proyectar las características venusinas sobre las mujeres ya que, por el temor a ser considerados afeminados, los hombres tienden a no expresar su Venus. Tanto hombres como mujeres pueden proyectar sobre otras personas su Venus, hasta el punto de generar una total dependencia.

Venus también significa en una carta el impulso creador estético, la capacidad para relacionarse, la disposición para dar o recibir, para sentir felicidad y vivir en armonía, lo que más nos gusta y por lo que sentimos antipatía, lo que encontramos atractivo, hermoso placentero, agradable. Nuestras actitudes con respecto al dinero y las posesiones

MARTE

Es el primer planeta cuya órbita es exterior a la órbita de la Tierra y sin embargo, sigue siendo un planeta personal, ya que por su velocidad no puede incluirse entre los planetas lentos. Por su tamaño que es relativamente pequeño (inferior al de la Luna) y su posición en el espacio (exterior a la Tierra), le da autonomía con respecto al Sol, por lo que puede encontrarse en cualquier signo, independientemente del signo donde se encuentre el Sol; al que orbita en aproximadamente dos (2) años (683 días).

Marte es el principio masculino por excelencia, como oposición y complemento de Venus, con las consiguientes diferencias en forma física, carácter, relación con el medio, etc.:

  • La energía marciana se dirige siempre hacia el exterior.

  • Se asocia al organismo con todos sus procesos. Rige la faceta dinámica y energética de la naturaleza; su estado en la carta natal representa la energía y se expresa por medio de la acción inmediata, abierta, agresiva e impositiva. El hombre, como ser vivo, despliega dos tipos de energía: mecánica, en virtud de su fuerza muscular y calorífica, que le permite mantener la temperatura corporal en aproximadamente 37°. Ambas fuerzas, mecánica y calorífica, están regidas por Marte, juntamente con todas las actividades fisiológicas.

  • Interviene en todos los procesos violentos que puede sufrir el organismo: quemaduras, heridas, accidentes, operaciones, etc., así como procesos de infecciones y fiebres.

  • Psicológicamente está asociado con la necesidad de autoafirmación del YO, a nivel inconsciente, con mecanismos de defensa basados en lucha y agresión. A nivel consciente, con el impulso controlado, dominio de las circunstancias. La fuerza de Marte es impulsiva, poco reflexiva o racional; es apasionado, combativo, dinámico, seguro de sí mismo e indomable. Con malos aspectos, puede ser exageradamente violento o, al contrario, incapaz de responder a un estímulo exterior.

  • Un Marte negativo en una relación de cualquier tipo, puede llevar consigo rabia o agresión no expresada, por lo que es probable que provoque a la otra persona para que se altere, con lo que obtendrá una especie de liberación sin que se haya manifestado como agresor. Es decir, puede haber una manera de ocultar la violencia física, tras una cortina de encubierta violencia emocional.

 

Marte se asocia con sexualidad y agresividad. Algunas personas nacen con un impulso agresivo más fuerte que otras, pero todos tenemos una agresividad innata, que debe responder a un propósito, de igual manera que el impulso sexual sirve a un propósito vital. La enfermedad puede surgir como consecuencia de no usar la agresividad sana y reprimir la cólera; sí reprimimos la agresividad que necesitamos exteriorizar puede revertirse y atacar el cuerpo, como  por ejemplo, con problemas en la piel, úlceras, disfunciones sexuales, migrañas, depresión (cólera bloqueada).

La agresividad controlada sirve para:

  • Defendernos de ataques exteriores.

  • Enfrentarnos y vencer las dificultades. Sin Marte abandonaríamos ante cualquier obstáculo en la vida.

  • Comprender y dominar el mundo exterior, aprendiendo habilidades nuevas.

  • Autoafirmar la propia personalidad para el logro de la independencia. La dependencia a otra persona genera algún tipo de enojo.

JÚPITER

 

Júpiter es el planeta más grande del sistema solar, tardando en dar una vuelta completa al zodiaco once (11) años y 315 días, por lo que permanece un año completo en cada signo.                                  

 

Tradicionalmente, a Júpiter se le asocia con el rey, el patriarca, figura de autoridad, el planeta de mayor fortuna y expansión, el gran benéfico. Se le vincula con la mente superior o mente divina. Es una forma de razón inspirada por lo que representa a los filósofos, teólogos, líderes religiosos, pensadores especulativos. Representa la grandeza de espíritu, el juicio racional que hace que el hombre se eleve; posee las características propias de seres evolucionados capaces de abstraer, pensar, razonar con un pensamiento lógico.

Tiene una mentalidad amplia y tolerante con múltiples puntos de vista; pero se diferencia de Mercurio, en que Júpiter se mantiene firme y no se deja influir por otros factores mientras que Mercurio, asume el matiz de otra energía que esté en contacto con él. Rige a Sagitario y durante mucho tiempo también fue el regente de Piscis, (hasta que se descubrió Neptuno). Por lo que entre Júpiter y Mercurio constituían la Cruz Mental.

 

 

 Los signos que rige Júpiter se oponen a los que rige Mercurio, por lo que entre ambos debe haber un equilibrio para que haya salud psicológica y física, para facilitar la comunicación y las relaciones sociales. Mercurio representa los medios y Júpiter los fines.

Vinculado a planetas personales, según el signo o casa donde se encuentre, la expansión o desarrollo personal se adaptará a formas concretas y comprensibles. Otorga dignidad, sinceridad, lealtad, amor a la justicia y respeto a la ley. Si se vincula a planetas exteriores, el camino de la realización personal se aleja de lo meramente personal, para introducirse en un mundo más amplio.

 

Así:

  1. Expande y amplifica la energía que toca, indica lo potencial, una orientación que depende de la casa y el signo. Donde puede estar la probabilidad de éxito, prosperidad y rápido desarrollo.

  2. Señala la aspiración, hacia dónde se orientan sus metas, aún cuando el objetivo sea lejano o no esté claramente definido. Es la búsqueda de nuevos horizontes, mejorar el ámbito de vida. La búsqueda de una verdad.

  3. De personalidad optimista, alegre, animada con un entusiasmo contagioso que explica la capacidad de liderazgo; donde se corren riesgos para progresar en cualquier ámbito de la vida; donde se desarrolla la confianza en uno mismo.

  4. Informa de la sociabilidad, justicia colectiva, moralidad, aspiraciones religiosas, grado de idealismo. La función principal es permitir al individuo integrarse en la colectividad

La expresión positiva de Júpiter es la fe, la confianza en algo mayor que él mismo, apertura a lo superior, optimismo, autosuperación.

La expresión negativa puede ser el exceso de confianza o de entusiasmo, que le hace descuidar los detalles de las situaciones, sintiéndose por encima de ellas, lo que le puede llevar a una insensibilidad con respecto a los sentimientos humanos, con tendencia a considerarse por encima de las situaciones y/o las personas. Arrogancia, soberbia. Superstición.

 

JÚPITER POR ELEMENTOS:

Júpiter puede manifestar en diferentes niveles:

  1. Físico y material: riqueza, éxito, fama, etc.

  2. Social y psicológico: educación, viajes y culturas, ideologías.

  3. Moral y filosófico: caminos espirituales, religiosos; desarrollo interior y filosófico. Según el elemento en el que se encuentra su manifestación es diferente.

Fuego: Le gusta asumir riesgos y suele tener buena autoestima, con gran confianza en sí mismo le gusta hacerse notar. Es generoso, idealista aunque, a veces, poco realista.

Tierra: De gran vitalidad física, busca de tener sus necesidades materiales cubiertas, estabilidad; de ideas conservadoras y análisis previo de las situaciones. No le gusta correr riesgos que no haya previamente calculado. Posee habilidades prácticas y sus propios logros son los que hace que vaya creciendo en confianza. No se luce como en un signo de fuego, pero le gusta ser respetado.

Aire: Posee una gran curiosidad con respecto a personas e ideas. Se integra con facilidad en actividades sociales o intelectuales; su autoestima crece al tener éxito en las relaciones interpersonales, sociales o intelectuales. Es mental, atrevido, desapegado y por tanto evita el compromiso emocional.

Agua: Posee una fuerte intuición pero necesita más tiempo para desarrollar confianza en sí mismo. Idealiza la experiencia emocional, no corre riesgos en casi ningún aspecto de la vida excepto el emocional, lo que le permite superar sus miedos naturales y adquirir confianza. Tiene una vida interior muy intensa.

SATURNO

 

Es el segundo planeta social y por tanto, se relaciona con la inserción del individuo dentro de la colectividad, pero representando los problemas de adaptación. Impone los obstáculos que dificultan la adaptación al medio social, es frío y seco, manteniéndose distante sin permitir una vinculación demasiado estrecha con quienes establece algún tipo de relación. Es el arquetipo del tiempo, lo viejo, lo que ha durado mucho.

Por sus cualidades físicas, Saturno ha sido considerado el planeta de la limitación, la concentración y restricción, pues sus anillos impiden todo crecimiento y expansión, por lo que la transformación ha de ser hacia adentro; se asocia al deber, a lo que es necesario cumplir. Está vinculado con todo aquello de lo que somos conscientes en cualquier momento de la vida, proporciona una definición estructural de lo que somos en un momento determinado; es el sentido de la conciencia social individualizada, determinada por normas, valores, creencias, costumbres y leyes propias de la cultura en la que se ha nacido

Es la energía que ata al hombre a su medio material o terrestre, inhibidor de los impulsos expansivos, aportando las dificultades que llevarán al verdadero crecimiento. En lo cotidiano ordena, estabiliza para llevar a la realización. No es sólo el dolor, la restricción y disciplina, sino también una mayor conciencia y plenitud. Representa el valor educativo y la diferencia entre los valores externos y los internos. Exige un mayor esfuerzo para alcanzar las metas, pero las construcciones que se logran con Saturno son más permanentes.

Se relaciona con la mente abstracta, pero en cuanto a estructura y ordena con lógica; es propio de Saturno el método científico, restringido, pragmático que lleva a conclusiones precisas y sólidas; es la mente lógica, racional y concreta. La mentalidad de Saturno es finalista, siempre piensa en un fin utilitario o no, vulgar o científico, moral o filosófico, pero jamás piensa sólo por divagar. Con un pensamiento metódico, ordenado, estructurado, abstracto, acude al raciocinio y trata materias que han de enfocarse desde un punto de vista absoluto, nunca subjetivo o circunstancial (filosofía, metafísica, teología)

La mentalidad de Saturno es lenta pero ordenada, siguiendo una secuencia lógica de ideas. Saturno no inventa, no crea, sólo razona, de ahí la crítica mental fría para depurar los conocimientos existentes. Es una mentalidad escéptica, desconfiada, pesimista y egoísta.

Es representativo de la figura de autoridad, del padre, pero de aquellas facetas contra las que no es posible rebelarse, asociado a la severidad, inflexibilidad. Es el padre para quien obedecer la ley es más importante que la dulzura y la paz.

Son personas serias, que saben mantener la distancia con los demás, con sentido de justicia estricta, severos, no se dejan llevar por las emociones, de vida ordenada, más pendientes de la obligación que de la diversión; para ellos es muy importante el sentido de la responsabilidad y la vida profesional. Con malos aspectos es egoísta, mezquino y calculador.

La energía de Saturno afecta a los colectivos porque representa la realidad colectiva. No es la verdad o realidad absoluta sino una realidad socialmente creada, que tiene sus efectos sobre los individuos de un contexto social definido. Las energías de Saturno dentro de un contexto social, pueden manifestarse en principios totalmente diferentes y que, sin embargo, son igualmente saturninos como:

  • El ser una persona madura y capaz de aceptar una responsabilidad, o el sentirse culpable por las propias insuficiencias.

  • Tener una imagen definida de quien se es, o el estar aislado de los demás, incapaz de relacionarse.

  • El sentimiento de tener un yo diferenciado o la alineación.

  • El conocer las propias limitaciones o el conformarse con demasiado poco en la vida.

  • Ser realista o el negarse a expresarse a sí mismo

Se le llama el planeta del karma y, por tanto, impone el camino a seguir y las pruebas a superar para evolucionar materialmente y obtener la libertad mediante la comprensión de nosotros mismos. Muestra la parte de vida humana que es obra del destino. Contra el poder de Saturno nada prevalece, la voluntad humana está inerme e indefensa pues la fuerza de Saturno la paraliza. Sin embargo, con buenos aspectos, la fortalece y hace invencible. A Saturno se le llama el señor del karma, pero en realidad es a causa de un proceso que finaliza en crecimiento, de ahí sus restricciones en cualquier área de la vida.

Se le ha llamado el planeta de la fatalidad y el destino porque, junto con Urano, influye en los hechos y acontecimientos en los que no interviene la acción del hombre (accidentales), mientras que Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Neptuno y Plutón, explican astrológicamente los acontecimientos de acción consciente del hombre. Pero Saturno no sólo indica hechos y acontecimientos fatales, sino que también puede señalar el máximo poder del hombre. La persona influida por un Saturno bien aspectado, es lógica y racional por naturaleza. Con malos aspectos, es la negación de la voluntad y la razón.

 

SATURNO POR ELEMENTOS

Según su posición por signos y casas,  representa aquellas áreas de la vida en las que la persona podrá ver frustrada su expresividad y donde habrá mayores obstáculos y dificultades.

 

FUEGO:

Se relaciona con el espíritu, la energía, la fuente de vida y consciencia. Posee una consciencia innata de su individualidad, vitalidad, confianza en sí mismo y entusiasmo. Sugiere una barrera entre la personalidad consciente y la percepción intuitiva del ser, lo que origina una pérdida del sentido de importancia y propósito en la vida, hay muy poco ego. Todo esto lo puede enmascarar exagerando su propia importancia

Saturno en fuego puede producir problemas de naturaleza más filosófica que real, la conciencia del ser es de una gran importancia.

 

TIERRA:

Se ocupa de los problemas y limitaciones que afectan el bienestar físico, su capacidad de mantenimiento, su habilidad para conseguir trabajo, responsabilidad y autoridad. Es la necesidad de sentirse útil ante la comunidad, sus logros y posesiones. La persona se sobrepone a los sentimientos porque ve las cosas claras y profundas, racionalmente.

 

AIRE:

Relacionado con la mente lógica que permite al hombre observarse y conocerse a si mismo. Como Saturno siempre ofrece la oportunidad para desarrollar la cualidad del elemento en que se encuentra, en el elemento aire aporta, (mediante la frustración de la mente creativa y el bloqueo de la comunicación), una fuerte capacidad para transformar el pensamiento en un acto creativo. Ofrece seriedad, concentración y estabilidad.

La manera primaria de manifestación de Saturno, es mediante la soledad y la frustración; en aire es el aislamiento mental, dificultad de comunicarse con los demás, no le gustan las relaciones superficiales, su labor es explorar los potenciales de la mente, dominarlas. Se caracteriza por la frialdad sentimental, debido al predominio de la mentalidad fría, lógica, sin pasiones, ni sentimientos.

 

AGUA:

Es muy evasivo y no suele percatarse de la frustración emotiva inconsciente que se esconde tras sus acciones; está aislado y es emocionalmente vulnerable. Saturno es sequedad y frialdad provocando aridez emotiva. No es por falta de sentimientos sino por lentitud en reaccionar, porque la inercia emotiva es mental. En Escorpio puede dar lugar a pasiones sometidas al control de la razón y con malos aspectos pasiones frías.

URANO

 

Por el lento movimiento de los planetas trasaturninos, su ubicación en el zodiaco muestra características impersonales del individuo. Es el primero de los planetas generacionales, el cual transita siete (7) años por cada signo, tardando ochenta y cuatro (84) años en dar una vuelta completa alrededor del Sol. Descubierto en 1781, pocos años antes de la Revolución Francesa, representa el lema revolucionario de “Libertad, igualdad y Fraternidad”, apoyando todo lo que significan cambios, todo lo nuevo, corno la Revolución industrial que abre la época de invenciones y descubrimientos científicos.

Representa lo inesperado, súbito, imprevisto, innovador, excéntrico, original, inconvencional, puede ser rebelde y anárquico, pero también un genio creador. A Urano se le considera una octava superior de Mercurio ya que ambos son eléctricos; es un astro racional con un área de pensamiento casi ilimitado, global, intuitivo y abierto. El campo de estudio uraniano es mental, no afecta a los sentimientos aunque no sigue los cánones de la lógica o la razón.

Por su forma de actuar rompe con las limitaciones del pasado, la rutina y los convencionalismos, ya que no está sujeto a los límites de Saturno. Es por eso que aparece la innovación, el pensamiento científico, la invención, la libertad de expresión, la independencia, el altruismo. Las energías de Urano pugnan por liberarse de las pautas demasiado rígidas de Saturno. Pero tal como en la mitología, Saturno castró a Urano, en la Astrología Saturno amputa el impulso creativo y la potencia de Urano; es el enfrentamiento entre la necesidad saturnina de preservación y mantenimiento de lo ya construido, frente al anhelo uraniano de alteración, variedad y cambio, de seguir creciendo y desarrollándose. Saturno construye y conserva, mientras que Urano quiere destruir para dejar en su lugar algo nuevo.

Cualquier cosa que esté afectada por Urano, adopta un carácter extraordinario, lo que puede implicar una mayor expansión de la conciencia que Júpiter y se considera que rige la iluminación. Con Urano llega el desapego, el no ligarse a nada establecido; con frecuencia no se identifica con el individuo en sí, sino con el proceso revolucionario, de cambio.

Indica el progreso y capacidad de adaptación del individuo a su generación y circunstancias históricas, la mayor o menor predisposición para el trabajo en equipo, o la capacidad para vivir en una sociedad igualitaria.

NEPTUNO

 

Es el regente de Piscis, el tercer signo del trígono de agua Descubierto en 1846, debido a que ejercía un fuerte efecto gravitatorio sobre Urano; es un astro de gran tamaño al que se le conocen dos (2) satélites. Emplea en recorrer su órbita completa alrededor del Sol 165 años, por lo que está un promedio de 13.77 años en cada signo.

E! año 1846 corresponde al apogeo del romanticismo como corriente cultura! y artística, momento en que se exaltan valores artísticos sentimentales y espirituales como la Teosofía y el ocultismo en general. Pero también se gestaba el marxismo; políticamente es un periodo de intrigas que, sin enfrentamiento directo, modifica las estructuras de poder. Es la época de la introducción de los anestésicos en las prácticas quirúrgicas o la utilización del gas de alumbrado.

Neptuno es idealista, elevado, sensitivo, subjetivo, es la percepción sensitiva en el plano extrasensorial, el inconsciente colectivo. Es una energía que no puede estar encerrada, que disuelve las formas. Afligido en la carta natal, se conecta con enfermedades misteriosas de origen incierto y perturbaciones mentales o emocionales, confusión mental, alucinaciones, toxicomanías, son las experiencias que nublan el yo.

Psicológicamente, se relaciona con la sensibilidad, facultades perceptivas, imaginación, idealismo, inspiración, sentido artístico, espiritualidad, experiencias místicas, sentimientos religiosos y humanísticos; es decir, lo que se siente pero no es tangible. También es la dispersión, indecisión, descuido, evasión, escapismo, autoengaño, lo poco práctico, pensamiento confuso, vaguedad, temores, adicciones, decepciones.

 

NEPTUNO POR SIGNO Y CASAS

 

Por signo y casa señala donde se usa la imaginación, el contacto con lo no material, la vaguedad, el trabajo artístico o psíquico, el sacrificio por los demás, es la parte más débil de la carta. Neptuno, al igual que la Luna y Venus, es una energía ánima que representa aquella parte nuestra que se funde con los otros, la parte que se adapta a ellos e intenta unírseles. Neptuno quiere perder su identidad fundiéndose con algo superior a él. Es probable que en la casa donde se encuentra Neptuno, haya que sacrificar las necesidades o deseos personales, por obedecer fuerzas que no se pueden cambiar.

Donde se encuentra Neptuno, es frecuente hacer el papel de víctima o desvalido, buscando a alguien que actúe de salvador. Inversamente hay personas que realizan el papel de salvador de otros. Según la casa en que esté, puede mostrar donde nos encontramos desorientados, confundidos y poco claros con metas y objetivos, dejándonos llevar por cualquier cosa que se presente.

PLUTÓN

 

Es el último de los planetas del sistema solar, descubierto en el año 1930, y también es e! último de los planetas generacionales, tarda 248 años en dar la vuelta al zodiaco. Se sospechaba de su existencia por ciertas irregularidades en las órbitas de Urano y Neptuno.

Astronómicamente, se caracteriza por su tamaño muy pequeño con relación a la energía emitida y por tener una órbita excéntrica, llegando a estar más cerca de! Sol que Neptuno, por lo que puede estar de 13 a 32 años en un signo. El momento histórico en que fue descubierto, correspondió a una época de intimidación pública y coerción, gangsterismo, terrorismo político, nacimientos de dictaduras y de la energía atómica, así como la mayor depresión económica mundial.

La serie planetaria comienza con el Sol, dador de vida y finaliza con Plutón, significador de muerte, pero no sólo muerte fisica, sino muerte como transformación y regeneración. Simboliza una crisis total de la realidad ordinaria, que obliga no solamente a enfrentarse a una realidad alternativa, sino incluso a construir una nueva realidad. A diferencia de Urano, los efectos de Plutón no son súbitos, porque representa un poder evolutivo, incorporado en la naturaleza de las cosas. Plutón es otro principio destructor que impulsa a la vida a seguir adelante, deshacerse de formas viejas para dar paso a las nuevas. En el Universo, nada permanece mucho tiempo sin cambiar y el cambio proviene de la naturaleza misma de lo que cambia.

Los plutonianos son personas que atraen o repelen a los demás de una manera extraña, de ellos emana una fascinación que unos consideran carismática, mientras para otros es inquietante o repulsiva; están dotados de un magnetismo sexual, aunque no siempre de una manera convencional. Personas con rasgos plutonianos pueden asociarse con sanadores y terapeutas, en el sentido de que ayudan con técnicas de transformación personal, a otras personas que están pasando por procesos transformadores plutonianos. También se relaciona con las crisis y decadencias y con los elementos que las reflejan en la sociedad: los bajos fondos, crimen organizado, las personas marginales, el terrorismo.

Rige glándulas endocrinas y procesos hormonales, mecanismo reproductivo, código genético, ADN, reacciones químicas y órganos regenerativos.

En el contexto de la carta, señala la capacidad para superar pruebas, la capacidad de regeneración, su posición ante la muerte. Con buenos aspectos confiere espíritu combativo de renovación y superación de pruebas, autocontrol, organización de poder; donde se encuentra Plutón en la carta, es donde se quiere mantener el control y el poder. Con malos aspectos, representa el rencor, la envidia, el deseo de venganza y la autodestrucción.

Plutón se va a los extremos, así en el sector de la carta donde se encuentra, somos capaces de exhibir tanto lo peor como lo mejor de la naturaleza humana; de acuerdo con esto, procuramos protegemos controlando o cambiando, pudiendo llegar a ser los desencadenadores de la transformación de otros.

Socialmente, se deben a él acontecimientos históricos que renuevan el orden de las cosas del mundo. El paso de Plutón por cada signo marca generaciones con características propias distintas de las anteriores y posteriores. Plutón es la atracción por los tabúes culturales, toda sociedad o cultura posee una serie de tabúes y los individuos con un Plutón fuerte (en Escorpio o en casa VIII), puede llegar a sentir una gran atracción hacia todo lo que se considera tabú ya que puede aportarle un rasgo propio, un potencial de transformación o un proceso de crecimiento.

La casa y signo donde se encuentra Plutón, nos permite describir dos fenómenos simultáneos, Así la posición de Plutón:

  • Indica el tipo de vibración generacional que trae el individuo, deseos, creencias, ideas.

  • Señala el deseo o intención evolutiva, la causa de la existencia que se revela a través de la casa.

  • Muestra donde podríamos hacer un aporte significativo a la sociedad.

Puede cortar y eliminar lo que no es esencial y, por tanto, purifica y refina lo que toca.

 
 
 
 
 
 
 
 

© 2020 by Kati B.

  • Instagram
  • Twitter

Powered by #JTech